El grito despierto, es una instalación efímera de 13 metros de alto, su silueta dibuja una persona que a su vez, representa la masa de gente. Gracias a la colaboración de los alumnos de la escuela de arte (donde se sitúa la obra en cuestión) se pudo realizar con éxito.

En la web ISA (Iniciativa Sevilla Abierta) hablan sobre ello.